PERSONAL TRAINER

Estudian tu condición y posibilidades físicas, indagando sobre si has tenido lesiones, operaciones u otras enfermedades que impidan hacer determinados ejercicios.

En base a conocerte un poco hablando contigo e intercambiando información, tu entrenador marcará objetivos a largo plazo y metas a corto plazo según tus necesidades y propósitos, que serán realistas y acordes con tus posibilidades. Esta es, sin duda una de las grandes ventajas de todo entrenador personal. Pero cuidado, ¡deberás esforzarte!

Confeccionan una rutina específica para realizar a lo largo de la semana y con una duración determinada. La rutina contendrá distintas variantes de ejercicios, cardiovasculares, de fuerza, para tonificar, de flexibilidad, etc., siempre de acuerdo a tus objetivos.

Tu entrenador personal te guía en la ejecución correcta de los ejercicios, enseñándote la técnica correcta, para conseguir maximizar la eficacia de cada uno de ellos, y evitar posibles lesiones.

Tu personal trainer te motiva, alienta, acompaña, guía, enseña, corrige, y…. regaña cuando no estés dándolo todo de ti. Esta es otra de sus funciones, motivar y animar a los clientes en la consecución de los objetivos, ¡y no menos importante!